Soprano dominicana que triunfa en Europa

“Me di cuenta que prefería ser feliz, tener una profesión la cual amar porque me iba a acompañar toda la vida, aunque tuviera menos dinero”

Stephany Ortega

A sus 23 años, Stephany Ortega parte a tierras extranjeras para romper las barreras de la música contemporánea y convertirse en una exitosa cantante, pianista y directora coral.

Esta destacada artista, oriunda de la provincia de Puerto Plata en República Dominicana, hija de padres hoteleros y amantes del son cubano, es la mayor de tres hermanos. A los diez años empieza a estudiar piano como un hobby, lo que después de un tiempo se convertiría en su prioridad. Tras finalizar la licenciatura de música en la universidad Autónoma de Santo Domingo, recibe una beca del Ministerio de Cultura para continuar sus estudios en Luxemburgo.

Su formación en el Conservatoire du Nord  y su gran talento la han llevado a diversos escenarios de países de Europa como: Alemania, Bélgica, Francia, Italia y España, donde ha logrado cautivar los sentidos de sus espectadores con su melodiosa voz.

Stephany Ortega

Diversas actuaciones como solista en la sala de la “Philharmonie Luxembourg”, con la  Orquesta Filarmónica  de  Luxemburgo  dirigida  por  Gast  Waltzing, con  la  Orquesta Sinfónica de Santo Domingo bajo la batuta de José Antonio Molina, y  con  la orquesta de cámara Estro Armonico con el director Carlo Jans, la consolidan como una gran artista  lírica  (soprano).

Hoy nos presenta su primer álbum, “Return “,  junto a la joven pianista belga, Léna  Kollmeier, quienes después de conocerse, durante  sus  estudios  en  el  Conservatorio  Real  de Bruselas, crean Dúo Rosa.

En este primer álbum, presentan el retorno  imaginario de Stephany, un  viaje sorprendente que parte desde Luxemburgo, pasa por Francia, España, América Latina hasta terminar en  República  Dominicana.  Este  viaje  rinde  homenaje  a  los  compositores  de  estos  dos  continentes, compositores que estuvieron muy unidos en aquella época.

Conociendo las limitaciones y lo difícil que es triunfar en el mundo artístico ¿Siempre tuviste claro que querías dedicarte a la música?

Stephany: No, realmente no, empecé a tocar porque había un piano pequeño en la casa y yo le tocaba happy hirthday a mi hermanito y en ese momento me preguntaron si quería estudiar piano y les dije que sí, esa fue la razón por la que me inscribieron en una escuela de música, cuando cumplí los 10 años.

Cuando tenía más o menos, 15 años fue cuando empecé a tomármelo más en serio, duré mucho tiempo reflexionando porque tenía en mi cabeza la típica frase  “El que estudia música se muere de hambre”, sentía tanta confusión que cuando terminé el bachillerato me tomé un año sabático para pensar, porque estaba entre la; administración, contabilidad y la música, pero al final el arte venció, me di cuenta que prefería ser feliz, tener una profesión la cual amar porque me iba a acompañar toda la vida, aunque tuviera menos dinero, y eso fue lo que me hizo tomar la decisión. También el  gran apoyo de mi familia me ayudó a decidirme.

Me gustaba mucho la música pero no me decidía, me gustaba también la pedagogía.  Decidí estudiar el cantó para conocer las técnicas vocales y ser mejor directora de coro y  ahí fue que descubrir ese tesoro escondido, que es mi voz. Tuve una profesora que en ese momento me motivó para que continuara por esa vía, y lo convirtiera en una prioridad y en eso fue que se convirtió.

El compositor Camille Kerger también me motivó mucho. Todas esas personas que estuvieron detrás de mí dándome ese empujón y llevándome hacia adelante, fue lo que me impulsó.

¿Qué es Dúo Rosa y cómo surge?

Stephany: Es un dúo formado por la soprano Stephany Ortega y la pianista Léna Kollmeier.

Surge mientras estudiaba en el conservatorio de música de Bruselas. Tuve que ir de Luxemburgos a Bruselas porque el conservatorio de allí es el que tiene el nivel universitario. Mientras hacía el master, llega Léna, de otro conservatorio de Bélgica, me contactó para hacer unas clases de música de cámara, que tenemos obligatoria en el conservatorio y empezamos a trabajar juntas, en ese momento los profesores nos comentaban que teníamos una linda química, que debemos seguir trabajando juntas, de echo nos dieron el permiso para que podamos continuar unidas, porque para cada examen hay que hacer algo diferente, pero a nosotras nos dejaron (Risas) …. Eso fue en el 2013, es decir, que este es nuestro cuarto año trabajando juntas.

Con la presentación de su primer disco han tenido varias presentaciones ¿Cuál ha sido el escenario en el que mejor se han sentido?

Lena: Hay muchos lugares donde nos sentimos bien.

Stephany: En esta gira hemos recibido diferentes respuestas del público, lo cual  ha hecho todo más hermoso, porque es todo diferente, tu llega con una idea predeterminada y después te la cambian por otras cosas súper chula, súper mágica.

Unos de los conciertos más importantes fue el que hicimos con la filarmónica de Luxemburgo, para la presentación del disco, el primero, la gente fue muy, muy expresiva, tanto que hasta en la pausa hicieron ovaciones (Risas), eso nunca lo habíamos visto y nos obligaron a salir varias veces para saludar, como si fuera el final del concierto y faltaba todavía la mitad (Risas), eso fue tan especial.

Otro momento importante, fue cuando nos presentamos en el teatro de la moneda en Bruselas, pensábamos que iban a ver pocas personas, porque no éramos conocidas en Bruselas y porque el concierto era al mediodía, pensábamos que íbamos estar solas en la sala, pero no fue así, se llenó, estábamos súper contentas y emocionadas.

Todos los conciertos en España han sido muy especiales también, sobre todo para Léna, porque ha sentido el calor y el cariño de la gente, dice que eso le llega y que casi le hace llorar.

¿Dónde empezó la gira y cuáles países han visitado?

Stephany: El disco es un viaje entre Europa y América Latina. Empezamos en Luxemburgo, luego continuamos por Bruselas, Chantilly, Berlín, Roma, Valencia, Barcelona, Madrid y próximamente en New York y República Dominicana.

Nos ha impresionado la gran habilidad que tiene Léna con el piano, incluso con piezas de compositores latinoamericanos ¿Cuéntanos como inicias en el mundo de la música?

Lena: Empecé cuando tenía 5 años, siempre he amado la música, porque mi madre recibió un piano de regalo de mi padre, cuando yo estaba en su vientre y siempre lo tocaba. Mientras estudiaba recorrí varias academias en mi región y a los 15 años, fui admitida como joven talento, en el Conservatorio Real de Liége, luego decido hacer un máster en el Conservatorio Real de Bruselas, allí es donde conozco a Stephany.

Stephany, ¿Cuál ha sido el mayor reto que has tenido que enfrentar?

Stephany: La primera barrera fue el idioma, pero, por suerte, llegué a una ciudad muy especial, donde hay muchos inmigrantes. Pero el idioma fue una barrera para mí porque para poder dar clase en el Conservatorio, tenía que saber tres idiomas, mínimos, entonces me puse a estudiar francés, alemán y luego luxemburgués.

¿Hablemos del disco Return World Tour?

Stephany: Es muy biográfico, la idea es un viaje entre las dos naciones que están en mi corazoncito, Luxemburgo que es mi país de adopción y de mi segunda nacionalidad y República Dominicana, mi tierra de origen. En este viaje musical me acompaña Léna, juntas nos propusimos recorrer los países que tenemos de paso en Europa, antes de aterrizar en América Latina, por eso van a disfrutar de una gran fusión, donde México, Brasil y Cuba también están presentes.

Quería tener en el disco una parte europea porque representa mi formación en el canto y evidentemente algo de Latinoamérica, específicamente de República Dominicana. Nuestro objetivo es dar a conocer piezas latinoamericanas que no se conocían en Europa y viceversa, aunque tengo que admitir que no ha sido fácil, como pianista tocar piezas latinoamericanas, especialmente para Léna, es muy difícil, pero lo ha hecho con una magia increíble, que hasta lo baila mientras toca (Risas).

Como latinoamericana, ¿Cómo fue el proceso para adaptarte a la gastronomía en Luxemburgo?

Stephany: No fue fácil, porque cocinan con menos especias, eso fue duro. Esta fue una de las barreras también (Risas)…. Me gusta la comida Italiana gracias a mi novio, que es chef en un restaurante italiano con estrella Michelín, me encanta comer, lo que más  disfruta Dúo Rosa es ir a un buen restaurante.  De república Dominicana lo que más extraño es el arroz con guandules, el pollo guisado y el sancocho (Risas).

Duo Rosa

DUO ROSA

Surgió  de  un  bello  encuentro  humano  y  musical  entre  la  soprano  Stephany Ortega  y  la  pianista  Léna  Kollmeier  durante  sus  estudios  en  el  Conservatorio  Real  de Bruselas.  La  formación  clásica  y  moderna  de  ambas  les  permite  abordar  el  refinamiento  del repertorio   tradicional   con   facilidad,   capacitándolas   al   mismo tiempo   para   afrontar exitosamente  los  desafíos  de  la  música  contemporánea  y  de  explorar  una  gran  variedad  de estilos de música de diferentes partes del globo.

El  dúo  ya  ha  actuado  varias  veces  en  público  en  Bélgica,  en  Luxemburgo  y  en  España.  En 2015  tuvieron  la  oportunidad  de  trabajar  con  el  compositor  Wolfgang  Rihm  e  interpretaron algunas  de  sus  obras  en  el “Théâtre  Royal  de  La  Monnaie”  de  Bruselas  con  gran  éxito.  En noviembre  de  2016,  después  del  recital  del  lanzamiento  de  su  CD  en  la “Philharmonie Luxembourg”,  el  dúo  emprenderá  una  gira  internacional  para  promocionar  su  disco  a  través de Europa, EE. UU. y República Dominicana. Así se presentarán, entre otros, en el Carnegie Hall  de  Nueva  York,  en  el “Théâtre  Royal  de  La  Monnaie”  de  Bruselas  y  en  el  Palacio  de Bellas Artes de Santo Domingo.

 El disco ya está disponible en iTunes y Amazon

 www.stephanyortega.com

www.lenakollmeier.com

 

Escrito por
More from Amanda Aquino

Soprano dominicana que triunfa en Europa

"Me di cuenta que prefería ser feliz, tener una profesión la cual...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *