Marqués de Vargas es sinónimo de tradición familiar

Pioneros en tener la certificación de viñedo singular en la Rioja.

La pasión familiar por los vinos llega a cuatro generaciones, comprometidas por la excelencia en la elaboración, cultivo y comercialización de la firma Marqués de Vargas. Los inicios de estas prestigiosas Bodegas y Viñedos se ven reflejados en cada lugar y detalle de su Hacienda Pradolagar en la Rioja, que tuvimos el honor de conocer.

El viñedo que visitamos fue plantado en 1840 por el bisabuelo del actual Marqués, Don Pelayo de la Mata, quien se ha preocupado junto a sus hermanos de llevar las riendas del tan preciado tesoro familiar, cuidando al máximo sus tierras y la calidad de sus cepas. En su búsqueda constante de la innovación, hace un poco más de tres años realizaron un estudio del suelo y dividieron las 50 hectáreas de sus viñedos en 32 tipos de parcelas diferentes, las cuales se vinifican por separados en hormigón, acero inoxidable y roble francés. Todo este proceso fue evaluado y puesto en marcha por un equipo de profesionales liderados por Ana Barrón, enóloga principal y contó además, con la asesoría del prestigioso enólogo, Xavier Ausár.

 

Ese importante cambio fue la antesala de un nuevo logro de la familia, hace unos meses se convirtieron en los primeros en tener la nueva calificación de la Rioja, “Viñedo Singular”, gracias a las características extraordinarias de sus parcelas, lo diferencial de su proceso de producción, elaboración y el respeto por el tradicional proceso de vendimia manual.

Se han reconocido las características excepcionales de 3 parcelas del paraje de Pradolagar, que representan 11,36 hectáreas de viña, y que suponen más del 22% del total de la superficie del viñedo Marqués de Vargas. Para Don Pelayo de la Mata, Marqués de Vargas, “el reconocimiento de Viñedo Singular es un orgullo para nuestros vinos, donde las primeras vides en Hacienda Pradolagar se plantaron en el año 1840”. En este sentido, De la Mata ha destacado que “podemos sentirnos tremendamente orgullosos por haber sido pioneros, una vez más, en la obtención de este reconocimiento que ensalza la excelencia histórica de nuestra tierra”.

En las parcelas de Marqués de Vargas calificadas como Viñedo Singular, las cepas tienen una edad de entre 40 y 50 años. Las vides se encuentran perfectamente aclimatadas al terruño y son capaces de reflejar las características de este en los vinos, que se elaboran exclusivamente con uvas de las citadas parcelas, con rendimientos inferiores a los 4.500 kg/hectárea.

Estas parcelas están plantadas únicamente con las variedades de uva tinta tradicionales de Rioja, tempranillo, mazuelo, garnacha, graciano y maturana. De las parcelas calificadas como Viñedo Singular provienen los icónicos vinos Marqués de Vargas Selección Privada y Hacienda Pradolagar.

Consumo en Latinoamérica

“El consumo del vino español en Latinoamérica ha venido creciendo en los últimos años y ha sido una zona muy importante para todas las bodegas”, comenta Eduardo Pelayo, representante de Marqués de Vargas, asegura que “por la forma que tenemos en común de entender la vida como países hermanos que somos” la marca tiene presencia en los mercados de mayor consumo siendo más destacables “México, Colombia, Perú, Cuba, Puerto Rico y por supuesto también República Dominicana”.

Hacienda Pradolagar: Apuesta por el enoturismo y la experiencia del consumidor.

El concepto, distribución y diseño de las Bodegas han sido perfectamente pensadas para no perder de vista ni un solo detalle. A esto se le suma la compañía de María, quien fue la responsable de guiarnos y explicarnos toda la historia que hay detrás de cada bodega.

Homenaje a las tonelerías

Consiste en un espacio dedicado a las tone- lerías, las casas que fabrican las barricas de manera artesanal, como un homenaje a ese trabajo del que cada vez quedan menos. Con imágenes de los bosques donde están los árboles de roble francés de más de 200 años, explican el proceso de creación de las barricas.

Sala Hacienda Pradolagar

Este lugar viene siendo, como la sala Vip de los aeropuertos, en sentido figurado. Luces tenues, barricas elegantes, olor a madera, música clásica, todo un ritual que invita al respeto y solemnidad de los vinos que allí reposan. Aquí se encuentran en barricas de diferentes tonelerías los vinos más top de la casa, divididos y clasificados en las diferentes parcelas de los viñedos.

Si deseas conocer al igual que nosotros el origen de un buen vino, puedes reservar una visita guiada y descubrir todo el proceso de elaboración, desde el viñedo hasta la copa. El tour incluye una cata del buque insignia

“Marqués de Vargas Reserva” acompañada de un aperitivo de embutidos Riojanos. Además, podrás elegir un segundo vino a degustar entre Ribera del Duero “Conde de San Cristó- bal” y vino blanco 100% Albariño “Pazo de San Mauro”.

 

Escrito por
More from Crismeidy Urena

Marqués de Vargas es sinónimo de tradición familiar

Pioneros en tener la certificación de viñedo singular en la Rioja. La...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *