7 Lugares para visitar en República Dominicana

República Dominicana es una isla preciosa, con una diversidad de opciones para desconectarte y pasar unas merecidas vacaciones. Son muchos los dominicanos que admiten que hay zonas del país que aún no conocen.

 

Desde las más emblemáticas y tradicionales, hasta las nuevas tendencias en materia de turismo ecológico. Aquí te presento 7 opciones para hacer y conocer de nuestro país. ¡Puede ser una guía útil para viajes que quieras hacer este año!

1.- Zona Colonial

La primera ciudad del Nuevo Mundo. Patrimonio de la Humanidad. No cualquier país cuenta con una reliquia así. Nuestra “zona vieja” o “casco antiguo” es mágico y acogedor. Es un atractivo spot de propuestas gastronómicas, hoteleras y culturales, que va en aumento.

Siempre me ha encantado, por lo que estoy muy feliz con la remoción y el desarrollo que está teniendo. En nuestras manos como ciudadanos queda el valorarla y cuidarla.

Una muy buena opción para ir a pasarla bien con amigos, en pareja o en familia. Puedes plantearte, un domingo, por ejemplo, dar una vuelta en el típico coche tirado a caballos. ¿Lo has hecho ya? ¿Por qué no? O andar en bicicleta y otras atracciones sobre ruedas para pasear por sus callecitas, entre muros empedrados, mirando el entorno desde otra perspectiva.

También están sus diversos museos:

  • El Museo Trampolín, para ir en familia, un mundo de experiencias y aprendizaje para niños pequeños.
  • El Museo de La Resistencia, para que las nuevas generaciones conozcan el doloroso viacrucis que pasó la sociedad dominicana durante la dictadura trujillista.
  • El Museo de las Telecomunicaciones, nuestra evolución en el área tecnológica y de la comunicación.
  • El Museo de la Porcelana, fundado por doña Violeta Martínez. Con una colección sorprendente de fina porcelana de todas partes del mundo.

Sólo por mencionar algunos de los tantos que hay. Y si eres amante del arte y las exposiciones, el novedoso espacio Casa Quien te va a gustar.

Pero tal vez, simplemente, quieres dar una vuelta a pie por la Plaza de España, andar por las edificaciones coloniales, muchas de ellas verdaderas joyas arquitectónicas, o tomarte un cafecito en una de las terracitas. Aprovecha y llega hasta la Calle El Conde, frente al Parque Colón, donde está la Catedral, a tomar una cervecita en la famosa cafetería de la esquina.

La oferta hotelera también está creciendo, para diversos presupuestos y gustos. Hay coquetos hoteles boutique para pasarte un fin de semana diferente. Si vives en Santo Domingo, puedes elegir desconectarte aquí sin tener que manejar muchos kilómetros ni salir de la ciudad.

Sé de parejas que han celebrado aniversario alojándose en unos de estos encantadores hoteles. Casas del XVI es uno de ellos.

Tuve la oportunidad de vivir la estupenda experiencia. Es un hotel boutique de lujo, histórico, compuesto por varias casas emblemáticas del siglo XVI, cada una con una historia, encanto particular y decorada de forma diferente.

Ofrecen un alto nivel de servicio y te hacen sentir que vives ahí, atendido a cuerpo de rey. Un mayordomo es asignado a cada casa y supervisa todas sus necesidades, y se asegura de que todo esté a tu gusto durante la estancia. Algunas tienen jacuzzi y en otra está ubicada la piscina, cuyo uso está sujeto a disponibilidad.

Nosotros nos alojamos en la Casa del Árbol. Tiene una curiosa forma semi-trapezoidal. Está ubicada en las calles Padre Billini con 19 de marzo. Le han dejado mucho de su esencia de antaño, como ventanas que dan al exterior y su encantador patio interior.

Otras de las casas del XVI son: Casa de los Mapas, Casa Macorix, Oscar de la Renta, y hay más en proyecto

2.- Cayo Arena

De todos los rincones deslumbrantes con los que cuentan la mayoría de las islas en el Caribe, Cayo Arena tiene un sitial entre los más deslumbrantes.

Uno de los tesoros de República Dominicana. Su nombre original es Cayo Paraíso. Se trata de un islote de coral ubicado al Noroeste del país, al que solo se llega por mar, lógicamente. Está entre Puerto Plata y Montecristi, frente a Punta Rucia, el punto más cercano a él.

Cuando fui, junto a mi familia y un grupo de amigos, nos alojamos en el Punta Rucia Lodge, un hotel boutique con un fuerte arraigo ecológico, rústico y acogedor.

Una de las ventajas es que desde allí mismo se puede tomar la embarcación que lleva a Cayo Arena. Si este servicio no es del hotel, se cobra un fee por cabeza, además del precio de la excursión.

Otra opción es salir desde la playa pública, La Ensenada, o desde el punto que acuerden con el proveedor del servicio.

Cuando llegamos a Cayo Arena, tras unos 20 minutos de trayecto en bote, nos quedamos embelesados. Es fascinante contemplar ese banco arenoso rodeado de corales, enclavado en medio del Atlántico. Una verdadera maravilla de la naturaleza.

Su tamaño es impreciso, pues se agranda y se encoje dependiendo de la marea. Sus arenas, blancas. Sus aguas, turquesas y cristalinas.

Además de disfrutar del baño en el mar, hicimos snorkling, una actividad que no debes perderte. Toda una experiencia sumergirse en ese colorido mundo marino.

Muchas cosas se pueden decir de esta bella islita. Lo mejor es experimentarlo y juzgarlo por tus propios ojos.

Después, como parte del tour, dimos un paseo por los manglares. Y para finalizar, es de rigor un rico almuerzo en la playa con manjares recién pescados del mar ¡Vivimos en el paraíso!

3.- Isla Catalina

A tan sólo unos kilómetros al sur de La Romana se encuentra esta belleza de arenas blancas, palmeras y mar azul verdoso.

La isla “Ikiita” fue bautizada como Catalina por Cristóbal Colón en su viaje por la zona en mayo de 1494. Posee una superficie aproximada de 9.6 kilómetros cuadrados y está deshabitada.

Cada vez cobra más popularidad y, con la administración  de Casa de Campo, se ha convertido en un atractivo destino turístico.

La mejor forma de ir por tu cuenta es tomando la excursión en Casa de Campo. No sólo se trata del punto más cercano del país para llegar, si no que importantes aspectos, como la puntualidad y la seguridad, están garantizados.

Durante el trayecto se surca la costa de La Romana. La vista es preciosa. Dependiendo de la marea, se llega en unos 30 minutos.

Al llegar a Isla Catalina se debe pagar una tarifa por entrada como colaboración para el mantenimiento de este parque natural. Está incluida si te vas en el tour de Casa de Campo.

La playa cuenta con   mesitas y paguas, como facilidades que allí ofrecen. Llevamos neveritas con refrigerios, pero si prefieres puedes comprar ahí mismo cosas para comer y el menú de bebidas es muy variado.

Para los turistas, y a quien le guste la artesanía, hay un mercado de productos locales. Vale la pena echarle un ojo. Y si de cosas para hacer hablamos, ¡hasta un masaje te puedes dar con vista al mar!

Bañarse en la playa allí es una delicia. Cristalina. Al principio puedes sentir fría el agua, pero enseguida te adaptas.

Una de las diversas bellezas naturales que ofrece Isla Catalina son sus corales, donde habitan numerosas especies marinas. También la isla es conocida por la diversidad de aves que posee.

La experiencia de buceo es maravillosa. Recuerdo que cuando terminamos y regresamos a la playa, varios valientes del grupo con el que andaba fueron al punto más alto de la costa, desde donde se pueden tirar al mar con seguridad. ¡Una experiencia no apta para los que sufren de vértigo y muy recomendada para los amantes de la adrenalina!

Otra actividad que puedes hacer en la isla es senderismo. Hay un recorrido trazado, con las señalizaciones del tipo de flora y fauna.

¿Ya has ido a Catalina? Si no, ¡¿a qué esperas?!

4.- Playa Grande

Playa Grande, en Río San Juan, es una de las playas más atractivas de la Costa Norte. Cuando la visites puedes aprovechar y quedarte en alguno de los alojamientos que ofrece la zona. Hay algunos hoteles tipo resort no muy lejos también paraísos de hoteles boutique para un turismo de ultra lujo.

Hay personas que hasta lo combinan quedándose en Cabarete. Pero también puede ser una perfecta escapada por un día.

190 kilómetros contados desde mi hogar en Santo Domingo a Playa Grande, por la Autovía del Nordeste, o  Juan Pablo II, que incluyen paisajes hermosos, bordeando la costa de Ámbar. Se tarda unas 2 horas 40 minutos que valen la pena.

Cuenta con un cómodo parqueo. Es una playa pública que está muy bien vigilada y cuidada.

Inmediatamente entras te recibe alguien para acomodarte en una sombrita y ofrecerte lo que necesites.

La vista es hermosa. Cada vez que voy me parece más radiante y majestuosa. Los colores y la paz que brinda esta maravilla de la naturaleza hacen que valga la pena el viaje.

De su playa me gusta la transparencia y profundidad del agua. Te puede sorprender una que otra ola, que no son ni muy constantes ni grandes para molestar, pero tampoco se trata de un mar en calma y hay épocas del año en las que adquiere fama mundial porque se vuelven grandes y se convierten en escenario de prácticas de intensos deportes acuáticos.

A poca distancia se pueden visitar lagunas y cuevas que conservan la esencia aborigen, como la famosa Dudú, en Cabrera. También hay casitas de veraneo cerca de Río San Juan que se suelen alquilar entre varias familias, y los ya conocidos complejos hoteleros.

Restaurantes eco friendly y coquetos barcitos complementan la atractiva oferta en Río San Juan.

 

5.- Playa Caletón, Cap Cana

“¡Wao!”. Recuerdo que fue lo primero que dije cuando vi esta playa de varios tonos de azules por primera vez. Y lo segundo: “Definitivamente tenemos las mejores playas del Caribe”.

Playa Caletón, where the Altantic meets the Caribbean (Donde el Océano Atlántico se encuentra con El Mar Caribe), es un escenario para dejarnos sin aliento. Los azules de su piscina infinity y el mar se entremezclan en perfecta armonía, lo que me hace pensar en uno de mis hashtag favoritos:  #lovingblue.

Actualmente es un club de playa que pertenece al prestigioso Eden Roc, un hotel de lujo, pero también funciona como un club de playa independiente donde puedes disfrutar de sus facilidades en la arena, así como ir a comer al restaurant La Palapa, actualmente a cargo del chef ejecutivo del hotel, Gianluca Re Fraschini.

El club de playa Caletón es vanguardista y espacioso. Tan pronto llegas a la zona de piscina y playa te recibe una deliciosa experiencia para los sentidos.

Una vez en la playa, te ofrecen toallas y ubican en el lugar de tu preferencia. No bien te acomodas, ya estás degustando pinchos de frutas y toallitas frías para refrescarte y humectar la piel. La playa también tiene un bar donde un experimentado bartender prepara el cóctel de tu preferencia con ingredientes de primera.

7.- Bahía de Las Águilas.

Y si hablamos de lugares paradisíacos en República Dominicana, muchos le darían el premio a este patrimonio natural. Bahía de Las Águilas es parte del Parque Nacional Jaragua ¡y cuenta con algunas de las playas más hermosas del mundo! Ubicado a unos 25 kilómetros de Pedernales (al Suroeste) y comprende desde Punta Chimanche hasta Punta Águila.

Declarada por la UNESCO en el año 2002, junto al Parque Nacional Sierra de Bahoruco y el Parque Nacional Lago Enrriquillo, como Reserva Mundial de la Biósfera. Sirve de refugio a 130 especies de aves y se pueden encontrar una diversa vegetación. Algunas de sus especies que se encuentran en peligro de extinción.

Su playa es cristalina, de un intenso azul turquesa que contiene arrecifes de coral, careyes, estrellas de mar y praderas marinas, de igual manera se pueden encontrar manatíes, tortugas carey e iguanas verdes.

Lo más recomendable para llegar a la playa de Bahía de las Águilas es tomar una embarcación en la playa Cuevas donde hay un restaurante con el mismo nombre y también un alojamiento que ofrece el concepto “glamping”, que es acampar con más confort que con las tiendas de campañas tradicionales.

Algunas personas prefieren ir hasta la playa en su vehículo, pero se necesita uno fuerte, todo terreno.

Y aunque el área no cuenta con un desarrollo cadenas de hoteles turísticas, si hay hoteles y alojamientos en Pedernales y los alrededores ya que lo ideal es ir con tiempo y poder disfrutar de la biodiversidad de la zona. Hay una ruta de senderismo que vale la pena recorrer.

Los que han ido en modo acampada aseguran que es una experiencia para reconectarse con la naturaleza y deleitarse con los colores del paisaje y la paz del ambiente.

En tu viaje a Bahía de las Águilas puedes aprovechar y de paso visitar lugares de interés por la zona, como El Hoyo de Pelempito, que bordea las provincias de Barahona, Independencia y Pedernales, la Laguna de Oviedo, Aguas Azufradas, así como lugares de interés en Barahona, entre otros.

 

7- Jarabacoa

En esta selección de lugares para visitar en nuestro país no puede faltar un destino de montaña. En República Dominicana hay muchas zonas montañosas preciosas, pero la diversidad que encontramos en Jarabacoa lo hacen un destino único.

Este enclave en el corazón de la Cordillera Central se encuentra a una elevación de 1,736 pies (529 metros).

Es un ejemplo de los diversos ambientes y microclimas que tenemos para ofrecer tanto al turista extranjero como al local.

Tiene numerosas áreas ecológicas protegidas y tres parques nacionales. El principal, el Parque Armando Bermúdez.

Si eres aventurero, menciona un deporte extremo y de seguro aquí lo podrás hacer: rafting, motocross, mountain bike, four wheelszip line, paragliding (parapente), hiking, rafting, entre otros.

Los Ríos Yaque del Norte y Jimenoa ofrecen un despliegue de opciones para los bañistas que gustan de aguas frías.

¿Alojamientos? Para todos los presupuestos, con vista a las montañas que la rodean y a la exuberante vegetación.

El recorrido por la Ruta del Café es otra de las actividades que puedes hacer. Una aventura que envuelve a los visitantes que aman esta bebida durante un interesante recorrido por hermosas plantaciones. Esta ruta podrás encontrarla en el Sendero Ecológico de los Dajaos, camino a Manabao.

En cuanto a los lugares para comer en Jarabacoa, me encanta Aroma de la Montaña, el primer restaurante en el país con piso giratorio. Lo mejor es su privilegiada vista y lo acogedor del lugar. Otros muy recomendados por blogueros y TripAdvisor: Chez Véro (ubicado en el proyecto ecológico Monte Bonito), De Parrillada, Super Cafetería La Tinaja, Luchos (en el centro de Jarabacoa), entre otros.

Como ves, no hay que tomar un avión para desconectarte y darte una escapada por todo lo alto. Porque, como dice el slogan, República Dominica lo tiene todo.

More from Onysela Valdez

7 Lugares para visitar en República Dominicana

República Dominicana es una isla preciosa, con una diversidad de opciones para...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *